Y de repente, la costura, volvió a mi vida

 

Desde mi mas tierna infancia, la costura ha formado parte de mi vida. Mis abuelas, una por oficio y otra por ocio, eran grandes costureras. Mi abuela paterna era una modista muy intuitiva. Junto con mi tía, recuerdo haberlas visto, desde pequeña, cosiendo fajas para la fábrica Sorax.

Hace unos meses saqué la máquina de coser de mi madre, y comencé  a recordar las pequeñas cosas que había aprendido desde pequeña, que son muy muy pocas. Como ocurre algunas veces, la diversión da paso a una auténtia pasión, y ahora, meses después, forma parte de mi día a día.

Busqué una escuela en Madrid, y poco a poco me han ido dejando grandes momentos: mis primeros proyectos han despertado en mí una puerta a la creatividad. Mi salón, que ya nunca volverá a ser igual, es ahora, más que una sala de estar, un completo taller de costura.

Me apetece mucho compartir con vosotras esta pasión… hasta ahora, he incorporado a mi armario unas cuantas faldas pinup, clásicas, y otras, francamente frikis, mi primer vestido, una preciosa capa roja…. mi mente no para de soñar con preciosas creaciones, que estaré encantada de compartir.

 

Leave a Reply