Annabelle

Me encantan las película de James Wan, soy muy muy fan. Este año decidí que mi disfraz de Halloween iba a ser de una de sus películas, y me decidí por hacer el “sencillo” vestido de Annabelle.

Podría decir que de haberlo sabido hubiera elegido otra cosa, pero está muy feo mentir.

Supongo que para una modista experimentada, este vestido está tirado. Pero yo, que yo una novata, he tenido muchísimas complicaciones, que he ido resolviendo con mayor o menor fortuna.

La primera complicación fue la elección de la tela. Había pensado en un popelín, pero me parecía un poco soso y deslucido. Al final me dejé aconsejar por una de las empleada de Tejidos Paredes de Atocha, que siempre acierta. Forro de Satén. Ni que decir tiene que no había oído hablar de él, pero me gustó el cuerpo de la tela, lo que me me iba a permitir no forrar. Pero eso mismo tuvo un problema: tiene tanto cuerpo que para las mangas ha resultado demasiado tieso.

Otra cosa que me ha gustado poco es que suelta una especie de purpurina, que al remallar ha sido un poco incómodo. Por lo demás, me ha gustado la elección.

Comencé por la falda, que no dió demasiadas complicaciones, hasta que llegué al volante de abajo. De nuevo, el cuerpo grueso de la tela. Al final no ha quedado muy raro, pero no con la caída que yo quería.

Las mangas son jamoneras y las hice en dos partes, la copa de arriba  y después la  manga. Si os animáis a haceros este vestidos no vais a parar de fruncir.

Saqué la manga de este modelo de manga del método EDA. Tuve que hacerlo varias veces porque se quedaba escaso.

Como véis, es un no parar de fruncir, tanto la cintura, como las mangas, el volante de abajo. Si se os da tan mal como a mí vais a coger mucha práctica.

 

Siempre que termino una de mis prendas le veo mil pegas, el disfraz de Annabelle también las tiene, pero esta vez me encantó el resultado final. A ver si aprendo pronto a editar mis patrones en A4 para que os los pueda dejar.

 

Leave a Reply